Economía colaborativa

Economía colaborativa. ¿Dónde está el problema?

Por Javier Jiménez, Post 17 de Agosto de 2017 en Artículos

Economía colaborativa

Según Wikipedia, se define como “una interacción entre dos o más sujetos, a través de medios digitalizados o no, que satisface una necesidad real o potencial, a una o más personas “. Un CEO de una afamada startup española, basada en este tipo de economía, me dijo un día que el objetivo de estos modelos de negocio es generar un aprovechamiento más eficiente y sostenible de bienes y recursos. Muy romántico.

Hasta aquí, todo bien.  Teniendo claro que el éxito de una compañía, pasa por satisfacer a los 5 componentes que cada empresa tiene (clientes, trabajadores, proveedores, sociedad y capital), vamos a ver cuán satisfechos están, en mi opinión, cada uno de ellos en este tipo de negocios.

¿Cómo satisface este modelo a los 5 componentes?

  • Para los Clientes, estas plataformas les ofrecen un mejor servicio, mayor flexibilidad y mejor precio » OK.
  • Para los Trabajadores, se les acusa de distorsionar el mercado de trabajo, lo que lleva a éste a situaciones de precariedad laboral » KO. Aunque, por otro lado, también ayudan a dar salida laboral a muchas personas y a regularizar la situación laboral de profesionales de sectores poco o nada regularizados en la actualidad.
  • Para la Proveedores, más facilidades en el consumo igual a más ventas » OK.
  • Para la Sociedad, les acusan de introducir competencia desleal y promover el fraude fiscal y laboral. Uno de los grandes contras actuales, unos niegan la mayor y otros se manifiestan en contra. En cualquier caso, conflicto » KO.
  • Para el Capital, negocios jugosos, escalables con bajo coste de capital y alta rentabilidad » OK.

En cualquier caso, la economía colaborativa ha venido para quedarse porque son plataformas que son útiles, seguras y crean valor, pero también destacaría que sólo “una pequeña parte de ellas se plantea como misión la mejora social de la comunidad”.

La solución desde mi punto de vista pasaría por fomentar un entorno reglamentario que permita el desarrollo de los nuevos modelos de negocio y, al mismo tiempo, proteja a los consumidores y garantice una fiscalidad justa y unas condiciones de trabajo equitativas. Entonces llegará el momento de dilucidar si las plataformas colaborativas son colaboración… o negocio.

Javier Jiménez
Javier Jiménez

Director General

Lanzadera