Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos:

Como cada año les escribo para hacerles mis peticiones. A diferencia de otros años, esta vez voy a hacerlas públicas. Espero haber merecido todo esto que pido, he trabajado duro y me he portado digamos que bien.

Mi Carta a los Reyes Magos de este año va dirigida a mejorar aspectos de nuestro día a día que nos haría más felices y vivir en un mejor clima. Y como dicen, por «deformación profesional», no puedo evitar hacer algunas peticiones relacionadas con el emprendimiento, ya que mi día a día lo paso en contacto con las startups.

1. Empatía para entendernos mejor.

Mi primera petición a Sus Majestades va en la búsqueda de un mejor clima.

Entendiendo la situación mundial actual convulsa, a nivel medioambiental, económico, político, etc., les pediría (si no pesa demasiado) algo de «empatía» para todos nosotros.

Empatía que nos hiciera entender mucho mejor a los demás,  y ver la opinión del otro como otro punto de vista y no como una confrontación. Esa sería mi primera petición.

Ver las opiniones de los demás como un punto de vista, y no una confrontación.

2. Poner en valor la figura del empresario.

Mi segunda petición a los Reyes Magos sería poner en valor la figura del empresario, como generador de empleo, riqueza y bienestar para la sociedad. Como decimos aquí, si hay emprendedores, hay empresas; si hay empresas, hay empleo; si hay empleo, hay riqueza, y si se sabe gestionar la riqueza, habrá bienestar.

Si hay emprendimiento, hay bienestar.

3. Que la gente cambie de mentalidad sobre los impuestos.

Sé que van a pensar que soy un inocente, pero a mí me sigue pareciendo increíble que no seamos capaces de relacionar nuestra obligaciones fiscales con el bienestar y la calidad de nuestros servicios públicos.

Antes de PEDIR hemos de DAR… Y ese dar es cumplir nuestra parte del trato en este caso en forma de tributos.

Los impuestos existen para mejorar la sociedad.

4. Que las personas entendamos que por fracasar uno no se convierte en fracasado, ni por triunfar en aprovechado.

O lo que es lo mismo, que veamos el fracaso como aprendizaje y que respetemos el éxito.

Si uno de nuestros emprendedores no consigue el éxito, se le considera demasiadas veces un fracasado, en lugar de valorar su valentía, su esfuerzo y la experiencia que acumuló. Una pena, ¿no?

Por otro lado, el éxito tampoco esta bien visto, siempre hay “sospechas”… ¿No es todo esto un poco absurdo, Majestades? Luego, si te sonríe la fortuna, vamos, te toca la lotería de Navidad, la gente se alegra… Pero si dedicas tu vida, tus recursos y todo tu esfuerzo no… Raro, ¿verdad?

Ver el fracaso como un aprendizaje y aprender a respetar el éxito.

5. Que no nos asuste avanzar.

¿Podrían ustedes darnos valor para mirar hacia el futuro?

Sé que venimos de pasar un periodo de crisis, pero son muchas las empresas que han resistido, remontando e incluso nacido durante este periodo. Creo que sería favorable para todos mirar hacia adelante y dibujar juntos un nuevo escenario positivo.

Mirar hacia adelante de forma positiva.

6. Que no sea tan caro y complicado emprender.

Las empresas son el motor de nuestra economía. Es necesario que surjan más empresas.

No hace falta que le digan al gobierno que cree nuevas subvenciones. Lo que me gustaría es que fuera más fácil y más barato montar un negocio. ¿Es esto posible?

Las empresas son el motor de nuestra economía.

 

Una carta de Reyes Magos... Especial ✨🐫 #emprendimiento Clic para tuitear

Por último quisiera agradecerles su dedicación y su apoyo a los emprendedores.

Como es costumbre en mis últimos 50 años, dejaré galletas y leche para ustedes junto a la ventana, y unos grandes calcetines para que los rellenen de salud, felicidad y amor para todos.

Atentamente,

Javier Jiménez

Artículos recientes