Íñigo Amoribieta comparte con nosotros su experiencia como CEO

El pasado martes 18 recibíamos en nuestras instalaciones de Marina de Empresas a Íñigo Amoribieta, ex CEO de Groupon España y La Nevera Roja. Como profesional, Íñigo ha participado en algunas de las mayores historias de éxito en Internet en España, como persona es cercano, persistente y comprometido. Esta vez ha venido hasta aquí para contarnos, a corazón abierto, los principios que, a su juicio, son críticos en la buena gestión de una startup.

Iñigo Amoribieta - Visita Lanzadera

La primera imagen de su presentación es una foto de unas naranjas. “Es porque estamos en Valencia” (pensamos todos), pero no, es porque quiere mandarnos un mensaje: “exprime la naranja todo lo que puedas y aprovecha todo el jugo”. En los primeros 5 minutos de sesión, ya nos había dejado un mensaje muy importante.

El enfoque de la sesión fue quizás algo distinto al que estamos acostumbrados. Íñigo, con perfil de consultor, nos relata su experiencia como gestor desde el punto de vista del control de los costes, y no sólo en las etapas de comienzo, sino como filosofía de gestión y como forma de “exprimir” la creatividad a la hora de aplicar soluciones a problemas y potenciar los resultados.

Cuando tienes pocos recursos es fácil ser “austero”, pero cuando por fin consigues levantar una ronda, la sensación de ver cifras altas en tu cuenta corriente puede hacerte olvidar lo rápido que desaparecen. El verdadero desafío es mantener esa actitud de “austeridad”, en los buenos y en los malos momentos, porque te permite tener el control.

Listamos sus valiosos aprendizajes:

1. Los recursos humanos no son una ciencia. 

No existe una manera científica para saber si te estás equivocando con una persona al incorporarla a un proyecto. El movimiento se demuestra andando y es la única certeza para saber si alguien encaja, no solo profesionalmente, sino también personalmente.Preocúpate por conocer qué valoran tus trabajadores y poténcialo como forma de engancharlos y retenerlos a tu lado. A veces descubres que lo que más valoran es algo por lo que tú no apostabas.

En cuanto a los procesos, para poder crecer, es necesario que conozcas de cerca y entiendas cada paso que se da y para ello, Íñigo incidía en “internalizar el control de calidad”. Un ejemplo de ello lo demuestra cuando entró en La Nevera Roja, se sentaba delante del departamento comercial a escuchar cómo se realizaban las operaciones y gestión de clientes: “nos reuníamos dos veces al día para aprender de lo que nos contaban esos clientes y buscar soluciones o mejoras”.

2. Copia con orgullo. 

Esto no significa que tengas que copiar de tu competencia directa, ni del líder de tu mercado. Muchas veces, las mejores “copias” no vienen de tus competidores o sector, sino de observar como otros verticales han resuelto de manera óptima un mismo “dolor” o manera de hacer algo.No puedes avergonzarte de encontrar a alguien que está haciendo algo muy bien y llevártelo a tu proyecto para testearlo. Para poder optimizar y mejorar algo, primero tiene que existir. Haz que ocurra y encuentra la manera de mejorarlo.

Puedes hacerlo detectando los costes escondidos que seguramente puedes reducir, conociendo bien a tus clientes y entendiendo qué es aquello que realmente valoran e incentiva su lealtad o simplemente haciendo que ellos mismos sean los que nutran de contenido y movimiento tu plataforma (es exactamente lo que hace Facebook ¿no?).En La Nevera Roja, al principio, ordenábamos los restaurantes por geolocalización. Esto quizás no era apropiado ya que no tiene por qué interesarte más lo que se encuentra más cerca. Estuvimos mirando como afrontaban esto otras plataformas y finalmente nos gustó cómo lo hacía IMDB. Esta web ordenaba sus contenidos con un ranking de películas mejor valoradas; y así lo hicimos.

3. Sal a la calle.

Si la gente está en la calle quizás sea una gran oportunidad para que te vean, piensa cómo hacerlo y de nuevo, exprímelo al máximo. En La Nevera Roja, las pegatinas en los restaurantes eran una de las fuentes de atracción de clientes más importantes.

4. Prueba en pequeño, fracasa rápido y barato para poder equivocarte y tener una segunda vida.

¿Te planteas salir en televisión? Bueno, ¿por qué no? aunque quizás lo primero que tengas que hacer es probar en canales secundarios. No porque no te vaya a funcionar (la publicidad en televisión en general funciona bien porque trae impactos y volumen) sino porque la verdadera pregunta que te deberías hacer es si te va a salir rentable.

Sin duda, cada palabra que escuchamos de Íñigo provocó en cada uno de nosotros multitud de reflexiones interesantes. Los emprendedores de Campus, Garaje, Lanzadera y alumnos de EDEM pudieron escuchar la voz de la experiencia con sus aciertos y errores, con puntos de vista que seguramente no se habían parado a pensar.Desde Marina de Empresas queremos agradecerte de nuevo tu tiempo y tus palabras y esperamos verte muy pronto. ¡Gracias Íñigo!

Artículos recientes