Waynabox, una historia de aventuras con final feliz

No deja de sorprenderme cuánto tiempo gasta la gente buscando atajos mágicos para alcanzar el éxito. Los emprendedores reales que comienzan negocios verdaderos, que emplean a gente real y que hacen productos y servicios para sus clientes, se acercan más a este objetivo: el éxito.

Sé que es difícil, implica mucho trabajo, pero así es la vida. Además, puedes ver el lado amable: harás lo que quieras a tu manera. Sólo hay una trampa, tienes que empezar por algún lado. Las ideas y oportunidades no se crean de la nada, no hay fórmula mágica para “petarla”. La única manera que conozco para comenzar es aprender una habilidad comercial y trabajar muy muy duro.

Os voy a contar la historia de Pau, Dani y Ferrán. La primera vez que los vi pensé, ¿a dónde van estos tres chavalines de poco más de 20 años y uno de ellos con pantalones cortos que parece un niño? Este juicio de valor mío me duró hasta la primera reunión que tuve con ellos, en la que me topé con seriedad, compromiso y sobre todo, mucho trabajo. Como de costumbre, cada día me acercaba a las mesas de los equipos y cuando llegaba a la suya les preguntaba ¿Cuánto habéis vendido? Ellos, que son gente educada, me decían (para ganar tiempo y pensar bien qué contestar) “¡Buenos días Javier, ……!”.

Vender billetes baratos de última hora parecía ser un buen negocio y una solución magnífica para las aerolíneas, pero solo lo parecía. Un día inesperado llegó un “NO” de una gran aerolínea. Fue un gran golpe para nosotros, pero aquí viene la gracia, fue un revulsivo para ellos.

Pasaban los días, y el programa de nueve meses, que cuando lo empiezas parece largo, se acercaba a su fin. Pero un día llegaron y nos dijeron: ¡Lo tenemos! ¡Vamos a eliminar el destino de la ecuación! ¡Dios mío!, sí, eso pensamos… pero la verdad es que el nuevo giro estaba perfectamente sustentado con un trabajo callado, duro y con muchos momentos oscuros; como las largas noches y fines de semana en las que mientras otros descansábamos, ellos se dejaban la piel en nuestra aceleradora.

Les dijimos, bien ¿por qué no? ¡probémoslo! Las primeras métricas eran bastante alentadoras, así que un día de marzo, en el evento 4YFN que pertenece al Mobile World Congress, lanzaron.

La actualidad todos la conocéis, acaban de aterrizar en Francia, han conseguido una ronda de 1,2M€ y ya cuentan con más de 15.000 viajeros en un tiempo récord.

Pero lo que no sabéis es que un viernes de hace no mucho, a las 22:09 de la noche, me mandaron esta foto:

 

wayna

 

Sí, celebraban sus primeros 2M€ de facturación, ¡en un año! Tardaron un poco en contestarme a la pregunta, pero… ha merecido la pena, ¿verdad?

Y es que, como os decía, es bastante improbable que alcanzar el éxito sea un camino sólo de suerte y bonitas coincidencias. El equipo de Pau es una muestra de que no hay éxito sin trabajo duro, ni sin equivocaciones de las que aprender. En mi opinión, la clave es, sin duda, la superación.

 

Artículos recomendados