Finanzas para dummies

 En Finanzas e Inversión

Cuando pones en marcha un proyecto empresarial, la premisa es tener una buena idea y especialmente que haya un buen equipo para desarrollarla. Pero también al mismo tiempo, ¿qué os parece si antes de empezar pensamos qué queremos conseguir con este proyecto?

Está genial pensar que cuando tengamos nuestro producto en el mercado van a empezar a llegar solas las primeras ventas, pero si no tengo una referencia ni de lo que he gastado ni de lo que espero ingresar, la cosa es más complicada.

Por eso, el ser emprendedor implica también ponerse la “gorra” de empresario y por tanto, tener que asumir que hay que controlar aspectos que, vayamos a reconocerlo, no son especialmente atractivos. Me refiero a las finanzas y al apasionante mundo del Excel.

Aquí tenéis nuestro 10 mandamientos que debéis tener en cuenta:

1- Amarás el Excel sobre todas las cosas  

Ha llegado el momento de abrir el Excel… Pero no te apetece, prefieres ponerte a pensar en diseñar un nuevo producto en lugar de ponerte delante de los números. Mi consejo es que cuanto antes lo empieces, mejor será. El Excel es tu amigo en tu andadura empresarial.

Respira hondo y ponte “manos a la obra”. En Lanzadera somos tan majos que hasta te lo ponemos fácil con nuestra *PLANTILLAS FINANCIERAS*.

 

2- Deberás saber interpretar tus números para poder tomar decisiones en tu empresa

Es muy importante analizar la información de vuestra empresa. Primero saber de qué recursos dispones para buscar la forma más eficiente de asignarlos para el desarrollo de nuestro negocio. De la misma forma que en tus finanzas personales te preocupas por llegar a final de mes y gestionar de la mejor forma posible tus ahorros, tienes que aprender a gestionar los de tu empresa.

Está bien tener un gestor que os ayude en el procesamiento de facturas, presentación de tus declaraciones de impuestos o gestión de los números de tu empresa, pero no te olvides de que tú, como empresario, tienes unas responsabilidades que asumir. Porque la última responsabilidad respecto de los números de tu empresa es… tuya.

 

3- Saber cuánto tienes en la cuenta del banco

Esto es vital. Saber cuánto dinero tienes en la cuenta del banco es el principal indicador para determinar el estado de salud de tu empresa. Con eso trabajaremos para detectar cuánto entra en caja y cuánto sale. Te tienes que ir familiarizando con el concepto Burn rate, que es cuánto “quemas” de caja al mes y Runway, que son los meses de vida de tu empresa.

Igual que antes os decía que en tus finanzas personales vas viendo si llegas a final de mes, lo mismo aplica si tu empresa puede llegar a final de mes.

En Lanzadera trabajamos mes a mes por reducir la caja que se quema cada mes así como por ampliar los meses de vida que tiene la compañía.

 

4- Bendecirás la santa caja

El cash flow, tesorería, … estos indicadores giran alrededor del mismo concepto: liquidez. Es muy importante llevar la liquidez controlada. Para una buena gestión económica es fundamental priorizar el control de dinero que tienes disponible.

Todo emprendedor tiene que tener liquidez en su negocio para que éste funcione. Lo mejor es tener foco en:

VENDER, COBRAR Y… CONTROLAR LOS GASTOS

Si quieres hacer una ronda de financiación, no te veas en la situación de no tener un euro cuando quieres plantear la ronda porque va a ser “Crónica de una muerte anunciada”. Mayor debilidad de caja, menor valoración de la empresa.

Cuanta más caja tengas en el banco al salir a buscar inversores, mayor será tu poder de negociación y mayor será tu valoración. Lo ideal es poder tener caja para cubrir los próximos 12 meses.

 

5- Tu principal fuente de financiación deben ser tus clientes  

Recuerda: tus clientes son los que tienen el poder de vida o muerte de tu negocio. Por eso a los clientes nos gusta llamarlos “Jefes”. Tener clientes es lo que hace que tengas actividad en tu empresa.

Somos conscientes de que hay un porcentaje representativo de startups que basan su existencia en obtener financiación externa. ¡Pero hay que tener mucho cuidado! Una startup tiene más probabilidades de fallar si su objetivo principal es recaudar fondos de terceros.

Las startups que cierran rondas de financiación quiebran más que las empresas que se autofinancian.

 

6- INGRESO ≠ COBRO VS GASTO ≠ PAGO

Mucho cuidado estos conceptos, son el ABCD de tus finanzas.

A la hora de gestionar tu empresa, puedes seguir el principio de devengo que consiste en la imputación de gastos o ingresos, independientemente del instante en el que se produzca la salida o entrada de caja.

No es lo mismo hacer una venta que cobrar una factura (salvo que cobres siempre al contado), así que hay que fijarse mucho en el período medio de cobro. Y de la misma forma en el período medio de pago. El de cobro cuanto menor sea, mejor, y el de pago a la inversa.

Aquí veis claramente cuándo se dan las siguientes situaciones:

– Ingreso: es el importe obtenido por la venta de productos o la prestación de servicios. Aparece en el mes en que realizo la venta.

-Cobro: es la entrada de dinero. Aparece en el mes que el cliente me paga.

– Gasto: es el importe de la adquisición de bienes y servicios para la producción (compra de materias primas, pago de suministros…). Aparece en el mes en que se imputa el coste.

– Pago: es la salida de dinero para hacer frente a gastos, inversiones, pagos a proveedores o acreedores. Consta en el mes en que salen euros del banco.

 

7- El balance contable siempre cuadra

El balance es el estado financiero que muestra la situación de la empresa en una determinada fecha. Es una imagen estática, no muestra los flujos durante un periodo. La contabilidad es traducir cosas que pasan en una empresa a un idioma matemático

El dinero no puede desaparecer sin más ni salir de la nada. Todo lo que se adquiere, por ejemplo, en préstamos (pasivos) debe estar invertido en algo (activos); y todo el dinero invertido (activos) debe provenir de alguna parte (pasivos).

Un activo es una posesión que genera ingresos, que te ha costado un dinero adquirirlos (seguramente ese dinero se reflejará en tu pasivo) o generarlos pero que luego puedes sacar dinero de él.

Un pasivo es lo contrario a un activo, es una posesión que saca dinero en lugar de ponerlo.

 

8- El IVA no es tuyo

¡Mucho cuidado con el IVA!

El IVA es un impuesto indirecto que grava el consumo de bienes y servicios. Se aplica en cada factura de compra o venta, pero a efectos prácticos lo paga el consumidor final y las empresas que participan en la cadena de suministro sólo lo gestionan y recaudan para Hacienda.

Tu empresa soporta IVA en las facturas que recibe, y repercute (recoge) IVA en las que emite. Se paga/cobra a la vez que el resto de la factura.

Las empresas recaudan el impuesto para Hacienda. Aunque no te afecta en rentabilidad, sí te afecta en flujo de caja. El IVA que cobres no es tuyo, ¡aunque esté en tu cuenta!

 

9- Negocia los sueldos siempre en bruto

Cuando contratas a un trabajador, tienes que tener en cuenta costes adicionales que varían en función del salario (bruto) que le vayas a pagar. Eso es el coste de empresa.

El coste empresa de una nómina es lo que asume finalmente el empresario una vez ha pagado al trabajador, a Hacienda y la cuota patronal de la Seguridad Social. Es bastante habitual calcular que esa cuota es alrededor del 30%.

 

10- Amarás estas 3 palabras: FONDO DE MANIOBRA

Es la parte de la financiación básica (recursos propios + recurso ajenos a largo plazo) de la empresa que sirve para financiar elementos del activo circulante. Es, por tanto, la capacidad que tiene una empresa para poder atender a sus pagos a corto plazo, para poder realizar inversiones o adquisiciones de cualquier actividad mercantil.

 

Finalmente, os dejo 3 recomendaciones de libros de finanzas para no financieros:

1- Finanzas para emprendedores – Antonio Manzanera. Muy recomendable para haceros más conscientes de los conceptos más básicos que tienes que manejar en tu empresa.

2- Padre rico, Padre pobre – Robert Kiyosaki y Sharon Lechter. Hay una cita muy buena de Robert Kiyosaki, que decía que él no trabajaba por dinero, sino que ponía al dinero a trabajar para él.

3- Pequeño cerdo capitalista – Sofía Macías

10 mandamientos de las finanzas

Artículos recientes