No me da la vida o cómo ser más productivo

 En Emprendimiento

como ser mas productivo - Lanzadera emprendedores

Seguro que todos vosotros habéis oído alguna vez o habéis dicho aquello de “no me da la vida”. Pues bien, todos aquellos que dicen que no tienen tiempo para nada están equivocados. Tenemos mucho más tiempo del que creemos. La cuestión es cómo lo utilizamos. Hoy te contamos cómo ser más productivo en tu día a día. 

El día tiene 24 horas. Digamos que trabajas de 9 a 18h con una hora para comer. Eso son 9 horas. Entre ir y volver al trabajo, pongamos que tardas una hora más. En total son 10 horas. ¿Pasas tiempo con tus amigos o familia? Pues añadamos unas dos horas más al día. También habrá que dormir, ¿no? Sumémosle 7 horas de sueño.

Nos sobran 5 horas al día. ¿Qué podemos hacer durante esas 5 horas?

Muchos, entre los que me incluyo solemos ver Netflix, ir al gimnasio, salir a correr durante esas horas que nos sobran durante el día, así que deberíamos de reflexionar sobre cómo hacer tus horas de trabajo más productivas.

Para poder exprimir más nuestro día a día y poder aprovechar más el tiempo, me he tomado la libertad de escribir algunas recomendaciones para aumentar tu productividad que son de sentido común.

No dudes, y si lo haces, duda poco.

He de reconocer que muchas veces soy indeciso, me gusta tener mucha información antes de tomar una decisión, lo cual creo que no está mal si no te enrocas a  la hora de tomar una decisión. Todos nos hemos encontrado con alguna disyuntiva que nos da pereza hacer frente o que no sabemos cómo afrontar. El hecho de no ser capaz de tomar decisiones hace que pospongamos nuestras resoluciones y demos carpetazo a ciertos asuntos, acumulando tareas pendientes.

No te quedes quieto ante la incertidumbre.

Muchas veces, cuando los emprendedores se enfrentan a un problema nuevo en su negocio, se quedan paralizados, les cuesta tomar decisiones porque se afrontan a algo completamente nuevo. El hecho de tener que resolver un reto completamente nuevo para ellos, hace que no sean capaces de tomar acciones al respecto y se agobien.

Lo normal no tener una respuesta a cada “fuego” que aparece, ya bien sea en la vida personal o en la profesional, no hay una “pastillita” que resuelva un problema específico.

No obstante, los problemas no se van a resolver solos, así que haced algo, lo normal es que no aciertes con la solución, pero habrás aprendido cómo NO se soluciona ese problema en particular. Mi recomendación es que siempre intentéis un plan A, y que por supuesto tengáis un plan B, C, D e incluso un plan Z.

Posteriormente  saldrá otro problema y tendréis que lidiar con otro sin haber resuelto el primero, pero por lo menos habrás tenido un aprendizaje sobre si ha funcionado o no tu respuesta.

Tengo el firme convencimiento de que si quieres ser emprendedor, tienes que acostumbrarte a apagar fuegos. Los emprendedores han de sentirse como peces en el agua enfrentándose a nuevos problemas. Si no son capaces de tener ese enfoque, probablemente no tengan madera de empresarios.

Lo que haces, te tiene que motivar.

Cuando te metes a emprender, tienes que saber dónde te metes. Emprender no es fácil, en las etapas iniciales del proyecto aparece el síndrome de la soledad del emprendedor que hace que todo cueste más. En cambio, la pasión por lo que haces y por construir un proyecto desde la nada hace que compense.

Lo que haces te tiene que entusiasmar, sino lo hace, es mejor que no emprendas. Esa dedicación absoluta por lo que haces es la gasolina que te dará fuerzas para saltar esos obstáculos que aparecen en la carrera del emprendedor.

No vamos a mentir, todos tenemos muy pocas ganas de realizar las tareas que no nos gustan, esas que son especialmente tediosas y que no vemos en valor añadido, pero como dice el dicho, sarna con gusto no pica, y en este caso, el gusto es que un emprendedor tenga la oportunidad de levantar un proyecto único.

Delega, prioriza.

Los emprendedores tienen que saber qué es lo más importante en cada momento. Desde mi punto de vista, lo más importante siempre será lo que aporte más valor al cliente de un modo directo.

He hablado antes del síndrome de la soledad del emprendedor, ahora me gustaría introducir el término hombre orquesta. El emprendedor tiende a hacerlo absolutamente todo; no hay tarea que no realice, desde subir una foto a Instagram, hasta participar en la fabricación si estamos hablando de un producto físico.

Es normal que cuando el equipo es reducido o inexistente, los líderes sean los que realicen todas las tareas, porque básicamente no hay nadie a quién poder delegarle tareas.

Sin embargo, cuando un proyecto ha crecido en equipo, el CEO cree que tiene que seguir realizando las mismas tareas que venía desarrollando. Ahí es cuando tiene que ser capaz de delegar para que su tiempo sea más efectivo. El líder del proyecto debe saber en qué áreas va a aportar más valor a la empresa  y cuáles son las más urgentes para atender.

Planifícate.

No te enfrentes a una semana sin tener unos objetivos marcados, todas las semanas tienes que saber en qué áreas quieres avanzar y se capaz de medir esos avances.  Es más, si puedes marcarte objetivos de tareas realizadas con éxito será mejor para el manejo de tu tiempo y tendrás esa presión interna de cumplir con esas metas.

Tanto como si trabajas solo o en equipo, recomiendo el uso de herramientas tipo Trello, te servirán para tener una foto de lo que tenéis por hacer y sobre todo de lo que habéis hecho.

Controla tu agenda.

Todos empezamos las semanas con la agenda de reuniones o tareas que tenemos que realizar bloqueadas en nuestro planning semanal. No obstante recibimos llamadas que no están previstas, pequeños “atracos” donde tienes que dejar lo que estás haciendo para ayudar a un compañero. Si le tienes que prestar ayuda a un compañero, no dejes de ayudarle hasta que se haya solucionado el problema, es muy probable que tú necesites ayuda en el futuro.

Mi recomendación ante este tipo de distracciones es que te bloquees todas las semanas un hueco en tu agenda para poder retomar esas tareas que has tenido que abandonar cuando te han surgido otras urgencias.

Por último, no confundáis, estar haciendo cosas con ser productivo. He visto cantidad de personas que están siempre delante de su pantalla del ordenador pero no son capaces de obtener resultados porque no están empleando bien su tiempo.

Te dejamos algunas ideas de app para aumentar tu productividad y gestionar tu empresa.

 

Artículos recientes