Las Convivencias de Lanzadera: la gran oportunidad para descubrir personas

 En Lanzadera

Vivimos en un mundo en el que ya hay mucho inventado, en el que copiar o imitar está a una búsqueda de Google y en el que todo lo que se te ocurra ya tiene registrado un dominio. Ideas, productos, servicios, texturas, experiencias, procesos… todo es absolutamente copiable menos las personas.

En Lanzadera buscamos, fundamentalmente, personas

Desde hace ya tiempo, y como parte de la filosofía del programa Lanzadera, casi podríamos decir que, nosotros fundamentalmente, aceleramos personas y no tanto proyectos. Tras ver pasar por delante de nuestros ojos muchas ideas, cada vez estamos más convencidos de que lo que diferencia a un proyecto de otro, son las personas que lo conducen.
Al final de cada edición, como parte del proceso de mejora continua, nos sentamos y analizamos lo que ha ido pasando a lo largo del programa. Una idea nos rondaba a todo el equipo por la cabeza ¿Y si estábamos quitándole la oportunidad de vivir esta experiencia a personas que realmente marcan la diferencia? ¿Y si estamos esperando encontrarnos con la idea que nos deje con la boca abierta y esto nos está desviando de lo que es realmente diferenciador?

Los procesos de selección que normalmente se ponen en marcha para obtener una lista de finalistas, no son en muchas ocasiones, suficientemente reveladores para descubrir personas.
Tras darle muchas vueltas, llegamos a la conclusión de que la única forma de conocernos mejor (nosotros a ellos y ellos a nosotros) era pasando más tiempo con una serie de equipos pre seleccionados; al fin y al cabo, entrar el programa de aceleración supone que pasen nueve meses de sus vidas con nosotros y también es interesante que nos conozcan y descubran si podemos ser su compañero de viaje ideal.

Primeras Jornadas de Convivencias en Lanzadera

Nos pusimos manos a la obra y distribuimos a los pre seleccionados entre las cuatro semanas de julio. Organizamos un planning bastante intenso para todos y les invitamos a pasar una semana con nosotros en Marina de Empresas.

La idea fundamental era poner en marcha una serie de actividades que nos permitieran, además de conocer mejor el proyecto, “desnudar” a los emprendedores y sus equipos y conocer su lado más humano.

Ejercicios de painstorming para detectar e intentar tratar sus dolores empresariales, sesiones de inversión en formato Rol Play con gestores de inversión reales, reuniones con cada uno de los especialistas del staff de Lanzadera (marketing, producto, cliente y negocio), formaciones especializadas, dinámicas de grupo y mucho networking.

convivencias2-1

Durante esos 20 días muy intensos, todos los equipos dedicaron tiempo a pensar profundamente en su proyecto, el enfoque y su cliente. A veces necesitas hacer un paréntesis en la vorágine de tu día a día para abstraerte de todo y ver las cosas desde otros puntos de vista. Nosotros, por nuestra parte, pudimos conocer a las personas que forman parte de los proyectos y descubrir hasta donde son capaces de llevar su mente.

El resultado de todo esto, han sido unos cuantos match que empezamos nuestra relación oficial el pasado 1 de septiembre y con los que esperamos llegar a mar abierto.

Sabemos que, aunque son imprescindibles los avances tecnológicos, la innovación y las ideas, las personas no se pueden copiar ni los equipos calcar. Por tanto, si la llave de la diferencia esencial e irrepetible reside en los equipos y se encuentra en las personas, nosotros por nuestra parte, ponemos mayor énfasis en encontrar la alta valía personal por su ejemplaridad, compromiso y competencia. Las ideas de la mano de grandes genios pueden ser del tamaño que ellos quieran.

Artículos recientes