Innovar ya no es nuevo

Parece que está de moda esto de “innovar”. Da la sensación de que es un fenómeno reciente que acaba de aterrizar en las empresas, como una necesidad repentina que rápidamente debemos solucionar. Las empresas que ahora mismo no innoven están abocadas al fracaso, no hay futuro sin innovación, ¡sin innovación sólo pueden esperar algo como el Apocalipsis!

innovar ya no es nuevo - Lanzadera aceleradora de startups

En mi opinión la innovación es algo inherente al ser humano y tan viejo como la propia humanidad. Nos ha acompañado históricamente porque es precisamente la responsable de la evolución.

Según la Wikipedia, “innovar” es “producir un cambio que introduce novedades”. Pero ojo, no vayamos a confundir innovación con ocurrencias. La principal diferencia radica en si esta innovación tiene éxito o no en el mercado. La RAE por su parte, lo matiza de un modo muy claro “innovar es la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado”.  Si lo último no ocurre, de nada vale.

Con la innovación como trending topic de los últimos 3 años se ha distorsionado un poco su propia esencia y parece que, para muchos, la única forma de hacerlo es creando una APP. Aquí en Lanzadera nos hemos negado a pensar que la innovación es coto privado de lo tecnológico, se puede y se debe innovar en cualquier sector, tanto online como offline.

Proyectos como Solatom, que trabaja en mejorar y hacer más eficientes procesos industriales o La Neu, que reinventa algo tan antiguo como los helados, nos hacen cada día estar orgullosos de lo que hacemos. WiTraC, MESbook, Vivood, beGreen, Ribags, Kmina, Martynica… son negocios ligados a sectores tradicionales tan cargados de costes, como de ilusión y ganas por hacer algo distinto y más “nuevo”, si cabe, que una APP.

Innovar es hasta una palabra bonita, pero en muchos casos se la lleva el viento. Por suerte, hace algunos años, se empezó a “innovar en innovación” y aparecieron las startups. Éstas se han convertido en un gran motor de la economía, gracias a sus procesos más ágiles, estructuras más ligeras y la necesidad vital de diferenciarse y ser disruptivas para ganarse un lugar en el mercado, que, por otro lado, desde Adán y Eva está tan saturado.

Innovar es una actitud empresarial que tiene que nacer de las personas que forman parte de un equipo, es una característica innata que algunos tienen y a otros les cuesta un poco más de adoptar (innovadores vs inmovilistas).  Es un concepto que, hoy más que nunca, tiene que ver con el ingenio. En un entorno en el que aparentemente todo está inventado, el ingenio, la creatividad y la velocidad son los mejores recursos de las empresas. Suponen tener la capacidad de mantener los ojos abiertos constantemente, porque en ocasiones las ideas innovadoras pueden salir del propio cliente o quién sabe, a veces, incluso de un proveedor. Todo tu entorno forma parte de tu empresa, escuchar y entender bien sus necesidades puede transformarse en una gran oportunidad para hacer algo nuevo.

Estas reflexiones provocan que en Lanzadera tengamos clarísimo lo que buscamos: equipos que cuenten con personas inquietas, que detecten oportunidades donde otros solo ven problemas, que asuman riesgos y que tengan una visión internacional. Waynabox y Geoblink son dos claros ejemplos de ello. Durante sus respectivos programas fueron capaces de detectar una necesidad y aportar una solución para sus clientes. ¡Cuidado! nunca al revés, que a veces se hacen productos y servicios para salir luego a buscar los clientes…

En definitiva: salta a la piscina, escucha al cliente, detecta sus “dolores”, prueba, corrige y avanza…ESO ES INNOVAR. La innovación no va ligada a la perfección y no es algo que suceda en un momento puntual, es un proceso constante de mejora y optimización.

Como decía Bill Gates “si tienes suficiente información para hacer un plan de negocio de tu idea, es que ya es demasiado tarde”.

 

Artículos recientes